LOGO PI FINAL  1 EDIT.png

Ambiente

CIUDADES%20VERDES%203_edited.jpg

Ambiente

22 de abril - Día Internacional de la Tierra

dia de la tierra.jpg

El Día de la Tierra (oficialmente Día Internacional de la Tierra)  ​ es un día celebrado en muchos países el 22 de abril. Su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la sobrepoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra. Es un día para rendir homenaje a nuestro planeta y reconocer a la Tierra como nuestro hogar y nuestra madre, así como lo han expresado distintas culturas a lo largo de la historia, demostrando la interdependencia entre sus muchos ecosistemas y los seres vivos que la habitamos.

En 1945, Morton Hilbert y el U.S. Public Health Service (Servicio de Salud Pública de EE. UU.), organizaron el Simposio de Ecología Humana, una conferencia medioambiental para que estudiantes escucharan a científicos hablar sobre los efectos del deterioro ambiental en la salud humana. ​ Este fue el primer antecedente del Día de la Tierra.

Durante los siguientes dos años, Hilbert y sus estudiantes trabajaron para planear el primer Día de la Tierra. ​Surgieron otros esfuerzos como Survival Project (Proyecto para la Supervivencia), uno de los primeros eventos educacionales de conciencia ambiental, que fue llevado a cabo en la Universidad Northwestern el 23 de enero de 1970. Este fue el primero de varios eventos realizados en campus universitarios por todo Estados Unidos. Otro fundador fue Ira Einhorn. ​ Así mismo, Ralph Nader empezó a hablar acerca de la importancia de la ecología en 1970.

La primera manifestación tuvo lugar el 22 de abril de 1970, promovida por el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, para la creación de una agencia ambiental. En esta convocatoria participaron dos mil universidades, diez mil escuelas (primarias y secundarias) y centenares de comunidades. La presión social tuvo sus logros y el gobierno de los Estados Unidos creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) y una serie de leyes destinadas a la protección del medio ambiente.6

En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente. La Cumbre de la Tierra de Estocolmo cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales.

Fuente: Wkipedia/Foto: Google

Mascarillas, el más reciente ejemplo de la cultura

de “usar y botar”

Millones de mascarillas que invaden ya no sólo los vertederos sino también los mares y océanos de todo el mundo se han convertido en una amenaza para la biodiversidad y un riesgo sanitario, avisan especialistas, que las señalan como el más reciente ejemplo de la cultura de “usar y botar”.

De hecho, si los españoles siguen consumiendo y desechando -sin reciclar- mascarillas quirúrgicas al mismo ritmo que lo han hecho durante este último año, unas 1.300 toneladas de plástico anuales “o incluso más” podrían terminar en la naturaleza, ha asegurado a Efe el responsable de la campaña de residuos de Greenpeace Julio Barea.

Según las previsiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, estas cifras se multiplicarán año a año a nivel mundial, con el agravante de que “se trata de un producto de plástico que aún no se sabe cómo gestionar y podría tardar hasta 100 años en degradarse en microfibras de plástico”, ha añadido Barea.

Hasta la llegada de la crisis sanitaria generada por el coronavirus su uso se reducía en España “casi exclusivamente” al ámbito sanitario pero, desde que se convirtió en un producto necesario y obligatorio para toda la población, el volumen de residuos se ha incrementado de manera espectacular.

Al disponer apenas de “unas horas de vida” antes de que sea necesario sustituirlas, se han convertido en un producto “de usar y tirar, que está empeorando el problema que ya teníamos a nivel mundial con el plástico” pues, además de las consecuencias negativas para el medioambiente y la biodiversidad, las mascarillas mal desechadas “pueden estar contaminadas y contagiar, a la hora de recogerlas”.

Posibles soluciones

Ante un uso incontrolado de este material y la incapacidad de dar una respuesta de gestión acorde, Greenpeace aboga por la instalación de un sistema de depósito de mascarillas usadas con  contenedores adecuados donde el consumidor pueda dejarlas con seguridad y recibir a cambio el depósito económico que invirtiera al comprarlas.

Estos puntos de reciclaje, en el que las mascarillas deberían ser depositadas con un cierre hermético para evitar contagios en su manejo, “garantizarían que no haya ninguna tirada por ningún lado”, argumenta Barea.

Fuente: Efeverde/Fotos: Google

mascarillas 1.jpg
mascarillas 3.jpeg

Tecnología verde para evaluar y garantizar el rendimiento de los edificios de consumo de energía casi nulo (ECCN)

AHORRO%20ENERGIA%201_edited.jpg

.Un aspecto vital para difundir el concepto de comunidades sostenibles es el aumento de la eficiencia energética en el sector de la construcción. En la UE, el consumo energético de los edificios representa un 40% del consumo de energía total, y un 75% de esta energía se produce a partir de combustibles fósiles. Esto representa el 36% de las emisiones totales de CO2. Por lo tanto, nos encontramos con un sector, el residencial, en el que urge tomar medidas de eficiencia energética que reduzcan el consumo de energía y las emisiones que generan.

A nivel europeo, en el sector de la construcción, la política medioambiental y energética ha avanzado hacia un aumento de la sostenibilidad y la eficiencia de los recursos para reducir las emisiones de CO2 y el consumo energético. El objetivo de la UE es reducir las emisiones de CO2 del sector de la construcción en 2050 en un 88-91%, en relación a los niveles de 1990.

En este contexto, la UE ha propuesto los ECCN como una solución prometedora para lograr su objetivo. Estos edificios tienen un consumo energético neto prácticamente nulo, es decir, que la cantidad total anual de energía utilizada por el edificio es igual a la cantidad de energía renovable (como la energía solar térmica, fotovoltaica o la biomasa), bien producidas in situ o en su entorno. En otras palabras, un ECCN es aquel que tiene una demanda energética muy baja y consigue una alta eficiencia energética con poco o nulo consumo de energía. Los ECCN utilizan tecnologías como bombas de calor, ventanas y aislamientos de alta eficiencia o paneles solares. Así pues, los ECCN son más que una tendencia constructiva, son una apuesta firme por la sostenibilidad energética en un sector que representa un alto consumo de energía.

Fuente: Ecoticias

Parlamento Europeo pide medidas drásticas

contra la basura marina

 El Parlamento Europeo aprobó  un informe que alerta de que la basura marina, y en especial los micro y nanoplásticos, «suponen una grave amenaza para una serie de especies animales marinas», así como para los pescadores y los consumidores. Destacan que un consumidor medio de marisco del Mediterráneo ingiere cada año unos 11.000 fragmentos de plástico. Se calcula que el sector pesquero pierde entre el 1% y el 5% de sus ingresos a causa de la contaminación marina.

Los residuos de la pesca y la acuicultura representan el 27% de la basura marina. Por ello, el Parlamento insta a la UE a acelerar el desarrollo de una economía circular en este sector, eliminando progresivamente los envases de poliestireno expandido y mejorando los canales de recogida y reciclaje de residuos marinos. Los eurodiputados añaden que la investigación sobre materiales sostenibles y los nuevos diseños de las artes de pesca también son fundamentales.

En la actualidad, sólo se recicla el 1,5% de las artes de pesca en la UE, y algunas de las que se abandonan, pierden o desechan en el mar «permanecen activas durante meses o incluso años». Estas redes, denominadas fantasma, «afectan indiscriminadamente a toda la fauna marina, incluidas las poblaciones de peces», alerta el informe.

Para hacer frente a este problema, los eurodiputados exigen a la Comisión y a los Estados miembros que adopten las Directrices voluntarias para el marcado de artes de pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Basura marina: reducir el uso de plásticos

La Eurocámara también reclama un plan de acción de la UE para reducir sustancialmente el uso de plásticos y atajar la contaminación de ríos, cursos de agua y costas, destacando que el 80% de la basura marina procede de tierra. Los eurodiputados piden igualmente que se investigue más el impacto de los residuos marinos y de los micro y nanoplásticos en los recursos pesqueros.

La ponente del informe, la europarlamentaria francesa Catherine Chabaud, pidió encarar la lucha contra la basura marina como «una cuestión transversal que debe abordarse de forma integral».

«La lucha contra los residuos marinos no empieza en el mar, sino que debe implicar una visión ascendente que abarque todo el ciclo de vida de un producto -dijo Chaboud-. Cada pieza de basura que acaba en el mar es un producto que ha quedado fuera del bucle de la economía circular. Para luchar contra la contaminación marina, debemos seguir promoviendo modelos empresariales responsables e integrar en estos esfuerzos globales a nuevos sectores como la pesca y la acuicultura.

Fuente: ambientum.com